Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Fernández de Kirchner
Hay una REALIDAD que los diarios NUNCA te van a contar porque no sirve a sus intereses.// ♥♥♥ Elecciones legislativas 2017: la oportunidad para FRENAR el Plan destructivo de Macri. #UnidadCiudadana #CristinaSenadora. ♥♥♥

domingo, 12 de noviembre de 2017

Neoliberal y popular.


Las similitudes entre ambas situaciones no son casuales: festejo, alegría, show, televisión, horario central... Hay una "puesta en escena" para el  espectáculo que será mirado por mucha gente y que no deja nada librado al azar. No faltan las risas, las actitudes corporales de gestos abiertos típicas de los que "celebran" mostrando a todos los que se sumen como espectadores CUAN FELICES SON... Y en el caso del partido de gobierno, los infaltables papelitos (al mejor estilo "festejo de cancha") y/o los globos de colores. 

 Muchas veces se confunde, y en el caso de los programas de Marcelo Tinelli es recurrente, lo "popular" con lo masivo. Cuando se reclama una cierta valoración hacia el gusto de las audiencias, se recurre a definirlo como "popular", atribuyéndole una legitimidad que olvida el verdadero origen de un producto que, a diferencia de "lo popular" no nace "en el pueblo" sino que es generado y difundido por grandes medios para consumo de las masas. El calificativo que mejor define a un producto televisivo como el de Tinelli no es POPULAR sino MASIVO.
Algo parecido ocurre cuando, como en el caso de la tapa y el dossier del periódico Le Monde Diplomatique, se confunde en un oxímoron lo NEOLIBERAL con lo POPULAR.

Hace un tiempo que el director de esta revista viene queriendo salvar las grandes contradicciones que arrastra el gobierno de Macri donde pareciera que alcanza con ser votado para transformarse en democrático, y si las políticas son típicas de la Derecha y en contra de las grandes mayorías, como es votado como para que gane, aunque sea por mínimas diferencias, sería suficiente para considerarlo "derecha moderna y democrática". No importa si el rechazo de grandes mayorías (que lo votaron o no) genera protestas y reclamos, marchas y piquetes, que da al gobierno la excusa para aplicar políticas represivas y judicializar dichas protestas: hay un amplio sector de la sociedad que apoya eso con su voto, y por lo tanto, pareciera que la legitimidad del voto avala todo. 








La bajada del título es interesante: "Fortalecido tras las elecciones, el gobierno acelera su programa de reformas. La paradoja de un ajuste con apoyo social". Las REFORMAS que en realidad son AJUSTE, recibe "apoyo social" porque es votado. La paradoja, la supuesta contradicción en el oximoron: neoliberal y popular, en realidad NO ES TAL. 

Al igual que con los programas de Tinelli, lo popular no está definido por los electores, sean audiencias o sean votantes. Lo que define lo popular, en todo caso, es si es el pueblo quien genera el "producto" o si este está generado por un "otro" para consumo del pueblo. En el caso de #Cambiemos, que el presidente baile como un poseso, rodeado de papelitos, globos y espectadores que aplauden, en cámara o desde su casa, transforma al suceso en un espectáculo para consumo destinado a generar determinado efecto en las audiencias, pero no es un showman: es un político, el de mayor rango y responsabilidad de gobierno. Y entonces deberían ser sus políticas dirigidas "al pueblo" las que lo hagan "popular", y no es precisamente eso lo que muestra la realidad. Tal vez por eso el empeño en demonizar lo popular como "populismo", como todo lo malo que el gobierno de Macri vino a "combatir", el populismo como sinónimo de corrupción y la excusa perfecta para negar lo que para el pueblo puedan significar las políticas populares.  El efecto que la puesta en escena genera no es tanto de felicidad o alegría como de triunfalismo. Un triunfo-espectáculo que servirá para poner en acto a través de un AJUSTE disfrazado de modernización, cambio positivo, renovación, transparencia, etc., y que lejos de estar dirigido REALMENTE a las mayorías, tendrá como principal beneficiaria a la clase social más privilegiada, a los grupos económicos más poderosos, a las corporaciones cuyos CEOs forman parte del "equipo" de gobierno para que ELLOS sí puedan luego festejar EN SERIO a costa del perjuicio generado a las mayorías populares.

El título NEOLIBERAL & POPULAR es un fraude, una trampa, un engaño ilusionista, para que no se note tanto que el gobierno de Macri ES neoliberal y por eso aplicará el AJUSTE que tiene preparado, y si lo votaron, entonces está bien. Pero NO ES POPULAR por mucho que lo hayan votado. Sobre todo porque, con toda la furia obtuvo un 42 % de votos en todo el país, pero del  otro lado, del lado de los que se OPONEN, quedó una importante sección del país que SABE que Macri no gobernará para ellos. No gobernará para el pueblo, y por lo tanto, NO SERÁ POPULAR.

Y por si quedan dudas, baste mirar el rechazo frecuente que su presencia en algunos eventos genera, cómo lo llevan a participar de actos fraguados supuestamente "populares", cómo lo encierran con vallas donde quiera que vaya por su "seguridad", cómo las FFSS alentadas para la represión y la violencia, meten miedo "controlando" calles, colectivos, plazas, hostigando a manifestantes, infiltrándose en marchas, deteniendo con cualquier excusa, reprimiendo a manifestantes o reclamantes, tanto si se trata de quienes perdieron su trabajo porque la fábrica, el comercio o el organismo fue cerrado como los que reclaman por justicia, memoria y esclarecimiento de algunos hechos, sobre todo en los que el propio gobierno de Macri está involucrado. Persiguiendo a pueblos originarios para proteger territorios usurpados por empresarios extranjeros, negando la desaparición forzada de un manifestante como Santiago Maldonado, disfrazando su muerte para quitar responsabilidad a la GN, encarcelando con saña y perversión a una dirigente social como Milagro Sala, sordo a los reclamos, incluso, de la CIDH, manipulando, extorsionando, presionando a jueces, expulsando a la Procuradora de la Nación, hostigando a los poquísimos medios y periodistas opositores mientras favorece la concentración de medios hegemónicos, impulsando detenciones arbitrarias de ex funcionarios del gobierno anterior sin juicio ni condena con la complicidad de jueces y legisladores, persiguiendo con sus jueces a la líder más importante de la oposición quien, con todo el aparato de poder en su contra ganó una senaduría... Un gobierno popular jamás gobernaría generando MIEDO y sembrando el odio contra todos los que se oponen a sus políticas. Sobre todo cuando ese gobierno concentra no solo el poder político sino, sobre todo, el apoyo de los grandes medios, de las corporaciones económicas y financiera y de un sector de la justicia dispuesta a violar el Estado de Derecho un día sí y otro también.

La lista es larga, muy larga, y seguramente incompleta. Pero suficiente para negar de plano que el de Macri sea un gobierno POPULAR, por mucho que baile y festeje frente a las cámaras, por mucho que lo inviten a los almuerzos más famosos de la tele, por muchos globos y papelitos con música de cumbia de fondo que exhiban... Por mucho que se esfuercen algunos periodistas y medios por mostrarlo como el "gran estadista" que se atreve a gobernar CONTRA EL PUEBLO, pero con el APOYO DEL PUEBLO.
Esa tapa, como tantas otras, como tantos discursos mediáticos, es una trampa, un fraude, un engaño para consumo de los mismos que creen que Tinelli es popular, sin descubrir los hilos detrás de la trama, sin darse cuenta que el show es solo eso, y cuando se apaguen las luces, la triste realidad ya no podrá ser ocultada.
Ojalá no sea demasiado tarde.
______________________________________________________________________

viernes, 20 de octubre de 2017

"Necesitamos que despiertes".


Hace apenas unos días, Moira Millán, dirigente mapuche, desde un estudio de televisión en la soberbia e indiferente CABA, nos interpeló a todos:
 
"Ahora están viniendo contra nosotros, están poniéndole presupuesto a la muerte. Todos los que estamos en disidencia estamos en la mira, y así como vinieron contra nosotros van a continuar por aquellos que no son corrompibles, aquellos que no son cooptables, van a salir a buscarlos.
Permitir que estas personas que desaparecieron (a Santiago) continúen en sus cargos es darles el poder que tiene Julio Argentino Roca (con su monumento más grande) en este país. Es una simbología que se emplaza en la conciencia colectiva.
La gente me dice a mí: 
_Yo no estuve cuando Julio Argentino Roca hizo la Campaña al Desierto, yo no soy responsable que hayan aniquilado a tu pueblo.
_Pero hoy ESTÁS. Hoy hay una nueva campaña al desierto. Hoy estás. ¡No podés ser indiferente!
Si nosotros permitimos que los villanos ganen no vamos a tener la oportunidad de cambiar el destino de este país.
¡NECESITAMOS QUE DESPIERTES! y te fijes una posición sólida para poder cambiar esta historia donde siempre parece que la maldad triunfa!".

Desde hace unas pocas horas, como tantos argentinos y argentinas, nos sentimos con la vida en suspenso: el hermano de Santiago (Sergio Maldonado) el joven desaparecido desde hacía 80 días luego de un operativo de represión ilegal de la Gendarmería Nacional en territorio del pueblo mapuche (en disputa con el terrateniente italiano Benetton, uno de los tantos que extranjerizan la Patagonia argentina) y de la negación sistemática del gobierno (vía la ministra de Seguridad Patricia Bullrich) y el mismo Presidente Mauricio Macri, fue encontrado en sospechadas circunstancias en el río Chubut (Esquel), muy cerca del lugar donde, según testigos de la misma comunidad mapuche, había sido levantado por la Gendarmería, lugar previamente rastrillado en tres oportunidades, y que hicieron pensar a quienes presenciaron el hallazgo en un escenario montado donde el cuerpo fuera "plantado".
Su hermano Sergio al salir de la  morgue judicial, lo confirmó: el cuerpo encontrado "ES SANTIAGO".
Santiago y la Gendarmería.  
El reclamo en Esquel.
Que la voz de Moira Millán, la brillante y elocuente dirigente mapuche, fuera escuchada y su imagen vista en la televisión, fue consecuencia de la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Las persecuciones al ancestral pueblo mapuche son históricas, pero cobraron relevancia a partir de la desaparición de Santiago: un joven artesano que vivía en Esquel y que se hizo solidario del reclamo mapuche, en especial desde el encarcelamiento del lonko Facundo Jones Huala; en el marco de las disputas de comunidades originarias patagónicas contra la obscena extranjerización de tierras estos nuevos propietarios, con el apoyo del gobierno nacional y las FFSS, desataron contra estas comunidades una persecución para erradicarlos de su territorio. Los ataques y persecuciones a integrantes de la comunidad mapuche fueron muchos, pero siempre ignorados por la gran mayoría de los argentinos. Esta vez la víctima fue Santiago, un joven que no era mapuche, cuya familia no se cansó de reclamar por su aparición con vida, que sumó el reclamo de todos los organismos de DDHH, en todo el país y en el exterior, de organizaciones internacionales y hasta Amnistía Internacional y la ONU, con marchas multitudinarias en la Ciudad de Buenos Aires en varias oportunidades y también en el interior del país.

Curiosamente (o no tanto) el gobierno en la persona del Ejecutivo pero, sobre todo, de su Ministra de Seguridad, todo el tiempo se negaron aceptar que se trató de una desaparición forzada (a pesar que así había sido caratulada la causa) y el cuerpo de Gendarmería, el principal sospechado, continuaba sin recibir ningún tipo de recriminación, sanción o siquiera apartamiento. Con apoyo de medios de comunicación cómplices, sembraron con pistas falsas y supuestas noticias la desaparición del joven, demonizaron a la comunidad mapuche acusándola de las peores sospechas, y hasta hablaron de conspiraciones internacionales y complicidades políticas opositoras al gobierno, con tal de justificar una persecución/represión que terminó con la desaparición del joven. La complicidad y el encubrimiento también contaron con la participación necesaria de un juez cómplice que debió ser apartado por inoperancia e impericia. Finalmente, y después de 80 días de una NO búsqueda, el cuerpo apareció en el río Chubut.

Ahora sabemos que está muerto. Que no está en Chile, ni paseando por Entre Ríos ni escondido por los mapuches. Que apareció en el río y habrá que averiguar por qué ahora y por qué allí. Cómo y por qué murió, quiénes y por qué lo mataron. Pero sobre todo, POR QUÉ su muerte se transformó para el gobierno en un hecho político que, a toda costa, quiso ocultar, o pretendió encontrar justificaciones o culpables donde no los había. Su familia tendrá al menos el consuelo de poder velar su cuerpo, pero la sociedad que hizo propio el reclamo, necesita que la justicia, por fin, se haga presente juzgando y castigando a responsables y encubridores.

Necesitamos despertar. Como nos interpeló Moira Millán, darnos cuenta qué cosas están en juego en esta pelea por nuestros recursos, nuestras tierras, nuestra soberanía. Qué nos jugamos si no defendemos el derecho a ser protegidos y cuidados por las FFSS, en lugar de ser perseguidos y reprimidos. Necesitamos despertar a un gobierno que solo mira por los intereses de sus miembros, socios y amigos, en lugar de mirar por los intereses de sus gobernados. Necesitamos que, por fin, nos hagamos carne de lo que significa para nosotros la Patria, este suelo, nuestra casa.


Ojalá que la muerte de Santiago nos sirva para despertar. Para que no sean la maldad, la codicia y los intereses particulares los que triunfen, sino la conciencia colectiva. Que los ojos de Santiago nos ayuden a abrir los ojos a todos y a todas.
En la morgue judicial, mientras está realizándose la autopsia al cuerpo de Santiago Maldonado.
__________________________________________________________
Related Posts with Thumbnails